Mientras unos celebran Halloween, otros La Castanyada

Mientras unos celebran Halloween, otros La Castanyada

Cataluña celebra La Castanyada el 31 de octubre. Familias y amigos se reúnen para comer juntos castañas, dulces hechos con mazapán llamados 'panellets', boniatos y frutas en conserva y moscatel para beber. Si alquila un apartamento en Barcelona sobre estas fechas, sin duda encontrara vendedores ambulantes ofreciéndole castañas tostadas y boniatos calientes en un 'paperina'.

Cataluña celebra La Castanyada el 31 de octubre. Familias y amigos se reúnen para comer juntos castañas, dulces hechos con mazapán llamados 'panellets', boniatos y frutas en conserva y moscatel para beber. Si alquila un apartamento en Barcelona sobre estas fechas, sin duda encontrara vendedores ambulantes ofreciéndole castañas tostadas y boniatos calientes en un 'paperina' (http://culturapopular.bcn.cat/ca/festes-i-tradicions/tots-sants).

 

Mientras que los países anglosajones celebran Halloween el 31 de octubre, Cataluña tiene su propia fiesta popular en la misma ocasión, La Castanyada. Al igual que Halloween o el Samhain celta, sus orígenes se remontan en un antiguo festival a modo ritual para los muertos antes del día de Todos los Santos.

 

Típicamente La Castanyada reúne familia y amigos para comer juntos castañas, dulces hechos con mazapán llamados 'panellets', boniatos y frutas en conserva con moscatel para beber. Si alquila un apartamento en Barcelona en esta época del año, no se sorprenda si se encuentra en las calles de la ciudad vendedores de castañas tostadas y boniatos calientes tradicionalmente envueltos en papel de periódico conocido como una 'paperina'. También es común que los niños aprendan a hacer sus propios 'panellets' en la escuela, que más tarde comerán con su familia para cenar.

 

La leyenda dice que la tradición de comer estos productos altamente energéticos la noche antes de Todos los Santos proviene de cuando los campaneros tenían que trabajar toda la noche en las iglesias para advertir a los vecinos del pueblo de la hora del rezo por los difuntos. Debido al agotamiento causado por la actividad de tocar las campanas toda la noche, los campaneros comían castañas y vino dulce para reponer fuerzas.

 

A finales del siglo XVIII la tradición de comer las castañas en torno a estas fechas se extendió por toda Cataluña. Así es como surgió la figura de los ‘castañeras’. Ellas eran vendedoras ambulantes de castañas, habitualmente mujeres de cierta edad, modestamente vestidas con ropa de campesino y con un pañuelo en la cabeza. Si bien la figura de los ‘castañeras’ ya no existe como tal, muchas canciones tradicionales aprendidas por los niños en la escuela todavía las recuerdan. De hecho, La Castanyada es la primera de las cuatro principales fiestas en las escuelas catalanas, junto con la Navidad, el Carnestoltes y Sant Jordi. Las actuales ‘castañeras’ en las calles de Barcelona son ahora generalmente jóvenes estudiantes que ven La Castanyada como una buena ocasión para ganarse la paga.

 

El día después de La Castanyada, los catalanes celebran el día de Todos los Santos, igual que la mayoría de países de cultura tradicionalmente cristiana. Dada la ocasión, puede aprovechar para visitar el cementerio histórico de Montjuïc gratis: http://www.cbsa.cat/ruta-diurna-montjuic/?lang=es