Ruta modernista por Barcelona

Ruta modernista por Barcelona Ruta Modernista por Barcelona. Los 12 Imprescindibles. Gaudí es seguramente uno de los representantes del modernismo catalán más conocidos en todo el mundo, pero hay muchas otras joyas arquitectónicas de este movimiento que no te puedes perder. Si quieres descubrirlas, hemos preparado esta ruta modernista por Barcelona con un mapa para que te sea muy fácil orientarte y planificar el día.

¿Qué es la ruta del modernismo? Siguiendo los puntos marcados en esta ruta modernista por Barcelona, descubrirás las obras y los artistas más representativos de esta tendencia en la ciudad.

¿Qué es el modernismo? El gusto por las formas de la naturaleza que invadió toda Europa a finales del siglo XIX y que en Cataluña se vivió de una manera muy especial bajo la mirada de genios como Gaudí, Puig i Cadafalch o Lluis Domènech i Montaner, entre otros.

La Ruta del Modernismo por Barcelona Mapa

En este mapa podrás ver todas las paradas de los puntos clave del modernismo en Barcelona que más adelante comentaremos. Así, podrás convertirte de manera muy fácil en tu propio guía:

Verás que todas las obras de Gaudí están marcadas en amarillo.

La Ruta Modernista en Barcelona. Los más famosos.

Si solo tienes un día, los imprescindibles del modernismo en Barcelona son los siguientes:

Sagrada Familia, Casa Milà o Pedrera, Casa Batlló y Parque Güell. Las 4 son obras de Antonio Gaudí. Las tres primeras están bastante juntas en el centro de la ciudad y muy cerca de casi todos los apartamentos en Barcelona de Fisa Rentals. Para ir al Parque Güell lo mejor es reservarse una mañana o una tarde para recorrerlo tranquilamente

  1. Sagrada Familia. Si Francia tiene la Torre Eiffel, la Sagrada Familia es uno de los monumentos más representados de la ciudad condal. Es una basílica católica que empezó a construirse en 1882 y que todavía está en obras. De hecho, los catalanes, cuando algo es muy difícil o lleva mucho tiempo, bromean diciendo que “estás construyendo la Sagrada Familia”. Está declarada como Patrimonio Mundial por la UNESCO.
  2. Cerca de La Sagrada Familia también puedes aprovechar para ver el Hospital de Sant Pau, de Lluís Domènech i Montaner, construido entre 1902 y 1930.
  3. La Casa Milà o “Pedrera” fue la última obra civil de Gaudí, construida entre los años 1906 y 1912 y situada en pleno Paseo de Gracia, entre algunas de las tiendas más lujosas de la ciudad. Fue un encargo de la familia Milà, que vivió en la planta baja. Cabe destacar que aunque actualmente su prestigio es internacional, en el momento no fue muy bien recibida entre los barceloneses por su fachada de piedra, demasiado innovadora para la época, y que le valió el nombre despectivo de “la Pedrera”. Está declarada como un Bien de Patrimonio Mundial por la UNESCO.
  4. Casa Batlló. Construida entre 1904 y 1906 por encargo de Josep Batlló, un empresario textil casado con una Godó, otra de las familias más importantes de Cataluña. Destaca la fachada llena de color y de formas que recuerdan al mar y a los huesos. Cada ventana es de una altura diferente como sistema para regular la luz que entraba al edifico. Está también en paseo de Gracia, muy cerca de “La Pedrera”, también de Antoni Gaudí, y de otros ejemplos muy representativos del modernismo catalán que configuran la “Manzana de la Discordia”.

5, 6, 7 y 8. ¿Qué es la Manzana de la Discordia? En la manzana de Paseo de Gracia con Aragó y Consell de Cent –en español, “manzana” es, además de una fruta, un espacio urbano delimitado por calles en todos sus lados–, hay 5 obras del modernismo catalán, de 5 autores diferentes que competían profesionalmente entre sí. Por eso, esta zona, pasó a llamarse la “Manzana de la Discordia”, en alusión a la rivalidad manifiesta por hacer una obra más popular que los demás.

Los 5 edificios que la componen son:

  • La Casa Lleó Morera, de Domènech y Montaner.
  • La Casa Mulleras, de Enric Sagnier.
  • La Casa Bonet de Marcel·lià Coquillat.
  • La Casa Amatller de Puig i Cadafalch.
  • Y, finalmente, la Casa Batlló de Antoni Gaudí.
  1. Parc Güell. “Parc” es la palabra en catalán para “parque”. Y eso es el “Parc Güell”, un enorme parque con elementos arquitectónicos preciosos y ondulados que recuerdan al mar y al bosque mimetizándose con el entorno. Eusebi Güell, apasionado de las obras de Gaudí, fue el principal mecenas que permitió que el conjunto abriera sus puertas al público a mediados de los años 20. Lo que no te puedes perder es la salamandra que destaca en la escalera del parque. Estáte atento también a las pequeñas piezas de cerámica y cristal de colores unidas como en un mosaico, esta técnica en Cataluña se conocía como “trencadís” y es muy típica de las obras de Gaudí.

Todo este gran jardín es Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Más allá de Gaudí, Domènech i Montaner y Josep Puig i Cadafalch son otros de los grandes nombres de modernismo catalán. Si quieres saber más sobre ellos esto es lo que has de ver:

  1. Palau de la Musica Catalana. Construido entre 1905 y 1908 por Lluís Domènech i Montaner funciona como auditorio y sala de conciertos, por lo que puedes aprovechar la visita para ver música en directo. El exterior es espectacular pero vale la pena entrar dentro.
  2. Además de ser un muy buen ejemplo del modernismo catalán, el edificio de la calle Montsió 3 bis diseñado por Josep Puig i Cadafalch en 1896, tiene el aliciente de albergar en los bajos la taberna Els Quatre Gats que fue frecuentada por artistas de la talla de Picasso. Hoy es un restaurante en el que podrás comer un estupendo menú de medio día por menos de 20 euros (cocina catalana y mediterránea).
  3. La Casa Terradas- Casa de les Punxes es, sin duda, uno de los monumentos emblemáticos de Barcelona más desconocidos por los turistas. Declarada Monumento Histórico de Interés Nacional y construida por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch, no te dejará indiferente.